UN CUMPLEAÑOS NO TAN FELIZ PARA BELGRANO

Jugó mal, perdió 3-1 frente a River en Núñez y quedó fuera de la zona de copas. Su 113° aniversario lo encuentra obligado a revisar sobre qué debe mejorar.

La fiesta se armó temprano, el barrio de Núñez se llenó de banderas y camisetas de River. Es que después de ganarle la Supercopa a Boca el miércoles pasado en Mendoza, el partido con Belgrano era la excusa para que todos fueran al Monumental a festejar el logro. Y en ese marco, el Pirata le dio todas las ventajas al Millonario para que le ganara 3-1 y pudiera redondear una semana cargada de alegrías.

Justo en la antesala de los festejos por el 113 aniversario del club, el equipo de Pablo Lavallén jugó un partido flojo, dio un montón de ventajas y se fue derrotado por River y fuera de zona de copas cuando la fecha 20 aún no se cerró.

Dicen que adelantar los festejos de cumpleaños da mala suerte, pero en el caso de Belgrano no fue suerte, sino que se trató de jugar mal en líneas generales con errores alarmantes y con falencias individuales, que no son menos que preocupantes. No será un festejo de cumpleaños de los mejores, porque lo iniciará con el objetivo deportivo en lo futbolístico sin cumplir, pues ya no se ve en la parte alta de la tabla, sino en la media. Será de pocas sonrisas, porque el equipo no jugó bien o mejor dicho de a largos ratos jugó mal.

Y fue tan flojo lo del equipo de Alberdi, que cuando River lo dejó con vida al final del primer tiempo y a sólo un gol de distancia, logró el 1-1 y tuvo una decena de minutos como para pensar que podría haber un gran regalo de parte del Millonario. Pero luego cometió muchos errores, hizo mal lo poco que había hecho bien y otra vez la fiesta regresó a la tribuna local.

No se puede decir que es “cumple” triste o amargo, porque en sus 113 años el Pirata la ha pasado mucho peor que ayer en el Monumental y perder un partido no es tan catastrófico para los que tienen memoria. Sí quizá para quienes creen que el club nació en 2011, pero la verdad está en la historia.

Preocupación celeste

Belgrano dejó el estadio de River vencido por un equipo que lo superó ampliamente en el primer tiempo y que lo doblegó en eficacia en el segundo. Pero lo más preocupante es la imagen que exhibió en el campo donde hizo todo para perder y lo consiguió. Entonces, los de Gallardo les aguaron los festejos a esos que todos los fines de semana van y se desgargantan por alentar al Celeste, pero lo cierto es que un equipo plagado de figuras venció a otro que tiró desparejo.

“Tenemos que hacer un partido perfecto” dijo Lavallén en la previa y obvio ni cerca estuvo de que así fuera. Hay tarea y mucha para el entrenador, porque debe resolver qué hacer con la franja izquierda, pues Benítez tiene muchísimos problemas y ayer Amoroso fue un elemento decorativo en cancha. Y en ofensiva tiene que decidirse de qué pretende que juegue Suárez.

Hoy Belgrano cumple 113 años y tiene mucho por lo cual festejar, más allá que el presente deportivo no sea el soñado, que la actualidad del plantel deje dudas, que lo financiero le plantee un desafío y que le falta para poder cumplir con lo que se planteó: volver a clasificarse a una copa y no tener problemas futuros con los promedios.