BELGRANO NO PUEDE GUARDARSE MAS NADA

Los resultados de ayer lo dejaron al borde del descenso. Depende de otros, pero deberá asumir más riesgos para, al menos, hacer su parte.
Después de la caída del sábado ante Racing, el domingo le deparó a Belgrano la peor combinación de resultados posible para sus chances de permanecer en Primera División. El triunfo de Patronato –el mismo equipo al que había goleado en Alberdi hace apenas unos días– ante el escolta Defensa y Justicia fue un golpe todavía más duro que la caída propia en Avellaneda y que la victoria de Tigre en Córdoba ante Talleres.

Ahora, el cuadro entrerriano le sacó tres puntos de ventaja al Pirata, a San Martín de San Juan y a Tigre, con apenas dos fechas (seis puntos) por disputarse. El panorama obliga a Belgrano a ganar los dos partidos que tiene por delante (visitante de Lanús y local de Godoy Cruz) para ampliar sus posibilidades, aunque en cualquier caso necesitará que Patronato (visitará a los mendocinos en la próxima fecha, y cerrará el campeonato en Paraná ante Argentinos Juniors) deje al menos tres puntos en el camino para aspirar, aunque más no sea, a un desempate.

Así dicho, parecería que la “B” depende de un “milagro”; aunque la irregularidad de los equipos implicados en la lucha por evitar el descenso (Tigre fue el único que consiguió sobreponerse en las últimas fechas) hace pensar que todo es posible.

La fecha FIFA que viene marcará un paréntesis en el campeonato. Belgrano visitará al Granate el domingo 31 de marzo a las 13.15, un día después de la presentación de Patronato en Mendoza. Cabe precisar que Godoy Cruz debe jugar en Chile ante Universidad Concepción al miércoles siguiente (3 de abril), por lo que no se descarta que Lucas Bernardi ponga en cancha un equipo alternativo para recibir a los entrerrianos.
Hacer realidad lo utópico.

El Pirata es uno de los dos equipos que no ganó nunca de visitante en lo que va de la Superliga (el otro es Colón). Los únicos tres triunfos que consiguió en el campeonato fueron en Alberdi.

Con sus 14 goles a favor en 23 fechas, sólo supera a Rosario Central (13). Pero, además, las estadísticas indican que no ha generado las suficientes ocasiones como para aspirar a otra cosa. Siempre se termina debatiendo sobre las dos o tres chances que Belgrano desperdicia en cada partido, pero poco se habla sobre las pocas situaciones que genera para marcar.

Por eso, de cara al juego ante Lanús, mucho deberá trabajar el entrenador Diego Osella para que su equipo no se guarde nada, porque el tiempo de la especulación ya se terminó (en rigor, hace rato).

El DT ya adelantó, tras la caída ante Racing, que se vienen cambios en la ofensiva y que el crédito para Diego Mendoza se terminó. El ex Huracán fue titular en los ocho partidos del año, pero no logró convertir. ¿Será el turno de Gonzalo Lencina (21 años), quien el sábado sumó sus primeros minutos en Primera?

Hace muy poco el propio Osella se había expresado reticente sobre la posibilidad de que los juveniles tengan que demostrar su capacidad en momentos de tanta presión. Pero, como se sabe, la urgencia es capaz de todo en Alberdi por estas horas. Y no está mal. Lo imperdonable sería que el final del torneo lo encuentre con fichas en la mano, sin poder usarlas.