BELGRANO - TALLERES: POR UN CLÁSICO EJEMPLAR

El Talleres-Belgrano de este miércoles fue presentado en un ámbito de sana convivencia y resaltando la necesidad de vivir una fiesta para todos.

El puntapié inicial ya está dado. Belgrano y Talleres salieron a jugar la previa del superclásico cordobés de mañana a las 20, con una conferencia de prensa realizada ayer en el auditorio Carlos Ortiz de La Voz, convencidos de una apuesta de cara al futuro: la de transmitir que una convivencia pacífica de dos hinchadas, que permita el disfrute de todos, es posible.

De un lado de la mesa mancomunada estuvieron Andrés Fassi, Frank Kudelka y Juan Cruz Komar, por Talleres. Del otro, Jorge Franceschi, Pablo Lavallén y Lucas Acosta, por Belgrano. Y entre ellos, apuntalando el objetivo común, Medardo Ligorria, titular de la Agencia Córdoba Deportes, quien, fiel a su estilo directo y didáctico, resumió de la mejor manera el deseo general: “Quien no entienda esta propuesta, que por favor se quede en su casa, que no moleste, que no interfiera”.

Por una vez, el foco del clásico cordobés no hizo centro en lo futbolístico ni en tácticas, estrategias o especulaciones deportivas. El eje de la reunión pasó por otro lado, menos lúdico y más concreto: el del anhelo de poder vivir un clásico en paz que pueda ser ejemplo para el país futbolero. Porque todos los protagonistas del clásico 394 lo tomaron, ni más ni menos, como el gran desafío del deporte cordobés.

“Un clásico como este es un hecho cultural. Se paraliza la ciudad y hay que reivindicar eso, no quedarse sólo en la gesta deportiva. No es habitual, y menos en este momento, que se juegue con las dos hinchadas. Lo que queremos pedir es que esto se repita”, abrió Franceschi, el titular celeste.
“Córdoba tiene la posibilidad de demostrar un cambio cultural en el país. Con Belgrano hay una convivencia. No hay intereses de por medio. En la cancha todos queremos ganar, pero lo vivimos con una sana pasión”, apuntaló Fassi, presidente albiazul, quien habló además de “la civilización que requiere nuestro fútbol”.

Ligorria, a su turno, contó algunos detalles de lo actuado y resaltó: “Nos reunimos no menos de cinco veces con todos los intérpretes que hacen a este megaevento, tratando de organizar y ver todos los detalles”. “El Lomo” explicó que la idea es apuntalar a que el derbi cordobés pueda repetirse reiteradamente en un marco similar al de mañana. “Si Boca y River juegan cinco o seis veces, Talleres y Belgrano deberían hacerlo siete u ocho porque tenemos todo: el público, el estadio, dirigentes y jugadores con capacidad de trabajar para ello”, destacó la máxima autoridad del deporte provincial.

Protagonistas involucrados

Kudelka, el entrenador de Talleres, habló del significado del partido, más allá del resultado. “Este clásico es un gran desafío para todos, no sólo en lo futbolístico. A través del tiempo fuimos involucionando como hinchas y ahora nos hace ver cuánto tenemos que evolucionar otra vez. Es lo que nos toca como partícipes de la sociedad”, destacó el DT albiazul.

En sintonía con el espíritu del encuentro, Lavallén también se refirió a la importancia que adquiere el entorno del evento. “Es un gran momento para hacer las cosas bien no sólo dentro de la cancha, sino también para mostrar el crecimiento de dos instituciones importantes. Será la oportunidad de ver un clásico como el que todos queremos, con dos equipos en un buen momento futbolístico”, dijo el técnico celeste.

Los jugadores pusieron lo suyo y se sumaron a la convocatoria. “Es la oportunidad de mostrar la relación estrecha entre ambos clubes, para que el hincha lo pueda vivir con el folklore lógico y natural, pero sin violencia”, señaló Komar.

“A veces el hincha se toma todo esto muy a pecho y esa tranquilidad se la tenemos que transmitir nosotros”, remarcó Acosta.

El ensayo cordobés está en marcha y arrancó muy bien. Que la fiesta sea de todos.