Nuestra Historia

EL ORIGEN

El 19 de marzo de 1905 nació, según consta en actas, el Club Atlético Belgrano, nuestra gran pasión. Desde los primeros años del último siglo pasado hasta hoy y por siempre, una de las principales entidades deportivas del país.

Cuando transcurrían los primeros años del siglo XX, un grupo de jóvenes que solían jugar al futbol en las siestas de barrio Alberdi, tuvieron la idea de fundar un club. El actual terreno, donde se ubica el Paseo Sobremonte, como así también el lugar donde se situaba la quinta "El Cañaveral" -ambos en calle Caseros- fueron los primeros lugares donde estos jóvenes llevaron a cabo sus encuentros; hasta que, finalmente, bajo la sombra de un algarrobo, se desarrolló la reunión que dio vida al Club Atlético Belgrano.

Del encuentro formaron parte Arturo Orgaz (Presidente), Raúl Luque (Secretario), Aurio Gardella (Tesorero), José Oviedo (Capitán). Y los vocales Ernesto Doering, Nicolás Lascano, José Lascano, Balbino Lascano, Pedro Oliva y Oscar Orgaz. Fueron ellos quienes firmaron el acta de la historia y decidieron que el club llevaría el nombre del General Manuel Belgrano.

Claro que, para llegar a la denominación definitiva, existió una discusión que terminó por ser algo así como el acto fundacional del club, dos años antes de rubricar con las formalidades de la ley a la nueva entidad. “Caseros”, “Organización Nacional” y “27 de Abril” fueron los nombres que debieron competir con el del prócer de la Patria. Como no había acuerdo, Arturo Orgaz, por entonces con 14 años, hizo partícipe a su padre como mediador en la elección del nombre, y fue éste quien les propuso el nombre del creador de la bandera. La aprobación fue inmediata, al igual que la designación de Orgaz como primer presidente.

POR NUESTRO NOMBRE...

Belgrano jugó su primer partido contra Nacional, disputándose como trofeo 11 botellas de gaseosas. Ganamos 2 a 1, pero al final del cotejo se suscitó una discusión entre los jugadores, con intercambio de golpes y que terminó con un desbande de proporciones. Nos surgió un problema. En Nueva Córdoba existía una entidad que llevaba el mismo nombre, lo que nos llevó a un desafío para conservar la denominación. En un "pacto de caballeros" quedó firmado el acuerdo: el ganador de un partido entre ambos se quedaría con el nombre. Y los de Alberdi ganamos 2-1, en la que puede considerarse la primera final de nuestros más de cien años de vida.

Debutamos en la liga cordobesa, surgida dos años antes, en 1908. Debut exitoso, ya que nos quedamos con el campeonato de la segunda categoría. Muchos festejaron lo que creían se trataba del ascenso directo a la primera división del torneo provincial. No obstante el reglamento nos lo impidió. Para lograr el ascenso había que ganar durante tres años en forma consecutiva, el mencionado torneo, algo no muy fácil de conseguir. Pusimos todo y logramos conquistar los dos títulos siguientes en la "B" cordobesa (1909 - 1910). Llegamos a primera división. Debido a la precariedad de nuestra cancha, los jugadores tuvieron que rebuscárselas para poder cumplir con el reglamento. Por falta de recursos económicos, los futbolistas invadieron y sustrajeron de los terrenos aledaños lo que necesitaban, como alambre, varillas y postes esquineros. Cabe destacar que no se trataba concretamente de un robo a perpetuidad, sino que utilizaban lo extraído de los vecinos solo para cumplir el día del partido. Al día siguiente todos los materiales sustraídos sin el consentimiento de los dueños eran devueltos. Por estos hechos y por otras travesuras que tiempo después cometerían sus hinchas es que a Belgrano nos ganamos nuestro apodo: "Piratas".

LOS PRIMEROS CLÁSICOS

En 1913, tras la disolución de la Liga Cordobesa de Fútbol, Belgrano, junto a otros clubes, fundó la Federación Cordobesa de Fútbol. En ese mismo año se realizó el primer campeonato oficial de fútbol de Córdoba, certamen que consagró al Club Atlético Belgrano como campeón, al igual que en 1914.

El 17 de mayo de 1914, nos enfrentamos por vez primera a Talleres. Era la primera fecha del torneo. El partido duró sólo cuatro minutos, ya que después de la conversión de un gol del delantero celeste José Lascano, los jugadores de Talleres decidieron retirarse de la cancha por entender que el mismo había sido marcado en offside. Tras desestimarse su reclamo ante las autoridades de la Liga, Talleres se retiró del campeonato y posteriormente también se alejó de la Liga, para retornar al siguiente año.

Este hecho, ha sido uno de los factores más importantes para generar la rivalidad entre ambos clubes. Asimismo, el hecho de que Talleres ganara los dos torneos siguientes (1915 y 1916), sirvió para alimentar su enemistad con Belgrano. Tiempo después, les ganamos por ocho tantos contra uno a Talleres, en lo que fue el resultado más abultado que dio alguna vez este enfrentamiento.

EL PROFESIONALISMO

En 1933, en consonancia con la “ola de profesionalización” proveniente de Buenos Aires y Rosario, se oficializó la Liga Cordobesa. Belgrano se convirtió en el primer campeón del torneo, y por ende, el primer campeón profesional. La década del ´30 fue casi por completo de los de Alberdi. La supremacía del “Celeste” quedó en evidencia, a partir de la cantidad de torneos logrados en dicho período. Entre 1933 y 1937, nos quedamos con todos los torneos que disputamos, a excepción del de 1934, conquistado por Talleres.

En 1938, cuatro años después de ser el primer club cordobés en participar en un torneo internacional, la Copa Beccar Varela por ser campeón local, Belgrano salió de gira por Bolivia, ganando tres de cuatro partidos y empatando el restante, en los que consiguió marcar 18 goles.

El prestigio crecía año a año. Entre 1940 y 1957 Belgrano consiguió 14 títulos oficiales en una época dorada para el fútbol de Córdoba. Entre los años ´40 y ´50, el “Celeste” dio muestras de un juego muy ofensivo y vistoso, de la mano del llamado “Quinteto de oro”: Carrizo, Coria, Peralta, Lucero y García. Para muchos, la mejor delantera que ofreció el fútbol cordobés.

LLEGAMOS AL FÚTBOL GRANDE

La década del ´60 fue de las más pobres del club, hasta que la participación y clasificación por medio del Regional de 1968 lo llevaron a ser el primer club de la provincia en llegar a disputar un torneo principal de AFA, el Nacional del ´68. Luego de varias décadas de fútbol centrado solo en Buenos Aires y Rosario, la Asociación del Fútbol Argentino dispuso crear un torneo federal que diera por año un campeón y que permitiera la participación de clubes provenientes del interior nacional. Tras ganar de forma invicta el Torneo Clasificación de la LCF, Belgrano participó del Nacional de 1968 gracias a que ganó el Regional clasificatorio dejando en el camino a Guaraní Antonio Franco y a Huracán de Corrientes. A pesar de tener una discreta primera participación, el primer representante cordobés en la elite del fútbol argentino dejó una excelente imagen en Buenos Aires, donde obtuvo un recordado empate ante el Racing de Juan José Pizzuti, una enorme victoria ante el San Lorenzo de “Los matadores” y un tres a dos ante el Estudiantes de La Plata que luego sería campeón del mundo.

La segunda participación en la categoría más importante fue en 1971, con aquél recordado equipo dirigido por Enrique García, plagado de jugadores históricos para el club: Tocalli, Cuellar, Syeyyguil, “La pepona” Reinaldi, "Cuchi" Cos, Heredia, entre otros. Finalizamos en el tercer puesto en la zona, peleando hasta el final por la clasificación.

A partir de 1972, la AFA decidió darle una plaza directa al campeón de la Liga Cordobesa de Fútbol, torneo que ganó el “celeste”, lo que le permitió participar en el Nacional de ese mismo año, en el que terminamos quintos en el grupo. En 1973, quedó a solo dos puntos de los que terminaron clasificando (Atlanta y Rosario Central) mientras que le ganó la final del Oficial de LCF al renombrado Instituto de Kempes, Ardiles y Beltrán por uno a cero.

EL EQUIPO DEL 77 Y EL REGIONAL DEL 86

Luego del fracaso de 1976, año en el que Belgrano se quedó afuera del Nacional después de cinco participaciones seguidas, Sebastián Viberti se hizo cargo del “Equipo del ´77”, el conjunto que tuvo la mejor campaña en el Nacional. 3-0 a Unión de Santa Fe, en Alberdi, fue el principio de lo que se daría en el resto de la campaña: Belgrano ganó todos los partidos jugados en el Gigante y sumó gran cantidad de puntos en condición de visitante. Sobre el final, una derrota ante el Argentinos Juniors de Maradona llevó a que el único clasificado sea Independiente, que días más tarde llevó a cabo una de las mayores hazañas de nuestro fútbol, cuando frente a todo y todos, le arrebató la final del torneo a Talleres en La Boutique.

Luego de las frustradas eliminaciones en 1978 y 1979, se decidió hacer un escandaloso reducido para determinar al tercer cordobés que iba a participar en el Nacional del 1980. El torneo quedó al fin y al cabo anulado y Belgrano volvió a jugar un Nacional en 1981 sin tener una gran participación. El equipo reapareció en 1984, llegando a cuartos de final (eliminado por River pero ganándole por 2-0 en el Monumental), y en 1985 sin grandes alegrías; antes de que en 1986 la “cantera” del club le diera el primer título de AFA a un club cordobés, el Regional del ´86.

DIEGO CELESTE

Diego Armando Maradona, el mejor jugador del mundo, nunca jugó en Belgrano, pero, al menos, se vistió de “Celeste” para jugar ante Vélez un encuentro amistoso que finalizó 1 a 1, ante la presencia de más de 30 mil espectadores en el Chateau Carreras. Sucedió el 10 de julio de 1986, pocos días después de que Argentina se quedara con la segunda Copa del Mundo de su historia.

LOS PRIMEROS ASCENSOS

En 1991, luego de quedar segundo junto con Atlético Tucumán, Belgrano accedió al Reducido y llegó a la final. Allí nos esperaba Banfield, nuestro verdugo en 1987. Atrás había quedado la famosa semifinal ante San Martín de Tucumán, en la que nos impusimos con gol de Chiche Sosa. En un Estadio Córdoba al 100% de su capacidad goleamos a Banfield: 4-0 y a Primera. El fútbol grande nos esperaba. Y a su encuentro fuimos, de la mano de Jorge Guyón y con jugadores de la talla de Luís “Chiche” Sosa, Víctor Heredia, Javier Sodero, Gustavo “Tano” Spallina y Roberto Monserrat. Ya en 1997. Atrás había quedado la final. Ahora nos esperaba Aldosivi. En los 90 minutos iniciales empatamos 1 a 1, en el Mundialista de Mar del Plata con gol de Zaccanti. Pero en Córdoba fuimos mucho más. 3-1 en el Chateau, en un partido tenso que se abrió con los goles de “Leo” Torres y “Chiche” Sosa. A pesar de todo, la historia tuvo final feliz y volvimos a Primera División.

LA PEOR PÁGINA DE NUESTRA HISTORIA

Llegó la quiebra. En 2001, luego de la segunda asunción de Gregorio Ledesma como presidente del club, se dio a conocer que el pasivo del mismo llegaba a los 20 millones de pesos y que sostenerse en primera poco le ayudaba ya que los ingresos por publicidad estaban en manos de los acreedores. Gracias a la Ley 25.284 que salvó a Racing Club de la misma situación, Belgrano hacia 2002, pasó a ser dirigido por un gerenciamiento nacido del fideicomiso recientemente formado. El club dejaba de ser propiedad de los socios por primera vez en 97 años.

2005. Y con él, Armando Pérez. Decidió tomar las riendas del club y llevarlo a obtener su primer logro como gestor, el ascenso a primera del 2006. El comienzo de la temporada 2005/2006 no fue el esperado. La llegada de Julio Zamora solo trajo malos resultados y el fervor de una hinchada cansada de soportar esa categoría. Con este panorama, Pérez decidió cambiar, y trajo a un viejo conocido de la casa, Carlos Ramacciotti. Con “Rama” en el banco, el equipo dio un vuelco, empezó a sumar puntos y a pelear el Clausura mano a mano con Talleres hasta el final, incluso ganándole un clásico “bisagra” como el de la 15ª fecha del Clausura, donde un 2-1 le dio tanta vida a la ilusión como aquel recordado gol de Diego Novaretti frente a Huracán de Tres Arroyos en el último minuto del partido. Luego de ganarle a Ferro por 3-1, al “Pirata” le tocaba jugar con Nueva Chicago para definir al segundo equipo que acompañaría al ascendido Godoy Cruz y el que estaría destinado a jugar la primera promoción de ascenso. Después de la dura derrota por 3-1 en cancha de Ferro, donde jugaba de local el conjunto de Mataderos, Belgrano casi logra la hazaña en Córdoba cuando en tiempo suplementario se ponía 3-0 arriba, pero el equipo se quedó sin resto físico y sin ascenso. Había que esperar a Olimpo. En el primer choque, Belgrano sacó a relucir las fallas de un Olimpo golpeado y le dio vuelta el partido. 2-1 en la ida. En la vuelta, el nerviosismo y la falta de contundencia, sumado a un Germán Montoya gigante llevaron a la victoria “Celeste” también por dos tantos contra uno. Llegábamos a nuestro tercer ascenso.

LA PÁGINA DORADA

Ya en 2011, llegó el Ruso Zielinski. El Ruso dio rápidamente con una forma de juego que le permitió a Belgrano obtener resultados y escalar en la tabla de posiciones. Luego de golear por cuatro a cero a San Martín de Tucumán, consiguió ocho triunfos y siete empates. De la mano de Franco “Mudo” Vázquez, uno de los jugadores con más calidad y talento salidos de Córdoba en el último tiempo, sumado a un César “Picante” Pereyra en su mejor momento, de a poco nos fuimos acercando a los puestos de ascenso. Después de una victoria agónica frente a Defensa y Justicia por tres a dos, el “Pirata” selló su pasaporte a la Promoción, solo restaba conocer al rival. Y tras el gol de Leandro Díaz en el minuto 46 del segundo tiempo, Lanús sentenciaba con un 2-1 que ese rival era, nada más y nada menos, que el Club Atlético River Plate.

El primer encuentro se jugó el miércoles 22 de junio de 2011 en Alberdi, nuestra casa. 2-0, resultado soñado. El “Hacha” Mansanelli de penal y el picante. Aún faltaba la otra mitad de la historia. Cuatro días después teníamos que ir a cerrar la historia al Monumental. Un River muy decidido, desde el comienzo mismo, consiguió ponerse a un gol, tras el potente remate de Mariano Pavone, a cinco minutos de iniciado el match. Belgrano reaccionó en el segundo tiempo y consiguió la igualdad. Tras aprovechar una desinteligencia en la última línea local, Guillermo Farré marcó el gol de la igualdad. La hazaña estaba muy cerca de hacerse realidad. Y encima Olave le tapaba un penal a Pavone. Estaba todo dado. Ascendimos, dejando mudo al mundo futbolero.

LA CONSOLIDACIÓN

La solidez que nos dio el Ruso nos permitió hacer pie fuerte en Primera. Con la figura de Franco Vázquez, quién se despidió tras la finalización del Apertura 2011, para ir a jugar al Palermo italiano, y los goles del César Pereyra, Belgrano terminó en la cuarta colocación, con 31 unidades. Fue una campaña que trajo tranquilidad para hacerle frente a la segunda parte de la temporada. Ya sin el “Mudo” Vázquez, el “Pirata” no fue el mismo, aunque los 24 puntos le permitieron mantenerse en la máxima categoría con comodidad.

El Torneo Inicial 2012 fue, sin lugar a dudas, un torneo histórico. Luego de mucho tiempo, un equipo cordobés peleó hasta las últimas fechas por salir campeón. En la primera jornada, el morbo y los sorteos sin azar determinaron que Belgrano debía enfrentar a un River que regresaba a Primera luego del año en el que estuvo en la B Nacional. En un partido polémico por varias decisiones arbitrales, el “Pirata” volvió a pisar fuerte en el Monumental. Melano y Carranza marcaron para el equipo de barrio Alberdi, que se impuso por 2 a 1. Luego vendrían otras grandes victorias: Un 1-0 ante Racing de local con dos hombres menos, un muy festejado 3-1 ante Boca en el Mario Alberto Kempes luego de empezar perdiendo el partido, un 3-1 a Rafaela de visitante que ilusionó a todo el pueblo “Celeste” con pelear el campeonato, un 2-1 en Avellaneda ante Independiente jugado en dos días por incidentes, entre otros. Afianzados en Primera, fuimos por más. Llegó la Sudamericana y otras buenas campañas.

LAS 56 VUELTAS OLÍMPICAS

  • 1913 Campeonato Federación
  • 1914 Campeonato Federación
  • 1914 Copa Argentina
  • 1914 Copa Reina Victoria
  • 1915 Campeonato Vélez Sársfield
  • 1916 Copa Reina Victoria
  • 1916 Campeonato de la Bandera
  • 1917 Campeonato Federación
  • 1917 Copa Reina Victoria
  • 1919 Campeonato Federación
  • 1920 Campeonato Federación
  • 1920 Campeonato Estímulo
  • 1924 Copa Gath & Cháves
  • 1929 Campeonato Oficial
  • 1930 Campeonato Oficial
  • 1931 Campeonato Oficial
  • 1931 Campeonato Sidral
  • 1932 Campeonato oficial
  • 1933 Campeonato Oficial
  • 1935 Campeonato Oficial
  • 1936 Campeonato Preparación
  • 1936 Campeonato Oficial
  • 1937 Campeonato Oficial
  • 1940 Campeonato Oficial
  • 1941 Campeonato Preparación
  • 1943 Campeonato Preparación
  • 1946 Campeonato Oficial
  • 1947 Campeonato Preparación
  • 1947 Campeonato Oficial
  • 1949 Campeonato Preparación
  • 1950 Campeonato Oficial
  • 1952 Campeonato Oficial
  • 1954 Campeonato Oficial
  • 1955 Campeonato Oficial
  • 1956 Oficial (Unión Cordobesa)
  • 1957 Campeonato Oficial
  • 1962 Campeonato Iniciación
  • 1966 Campeonato Clausura
  • 1968 Campeonato Clasificación
  • 1970 Campeonato Clasificación
  • 1970 Campeonato Oficial
  • 1971 Campeonato Clasificación
  • 1971 Campeonato Oficial
  • 1972 Campeonato Clasificación
  • 1973 Campeonato Selección
  • 1973 Campeonato Clasificación
  • 1973 Campeonato Oficial
  • 1974 Campeonato Clasificación
  • 1975 Campeonato Selectivo
  • 1978 Campeonato Apertura
  • 1983 Campeonato provincial
  • 1984 Campeonato Oficial
  • 1984 Campeonato Provincial
  • 1985 Campeonato Oficial
  • 1985 Campeonato Provincial
  • 1986 Campeonato Regional 1985/86