UN BELGRANO-TALLERES DIFÍCIL DE OLVIDAR

Talleres venía invicto y peleando el liderazgo del campeonato. Belgrano, con mucho esfuerzo, buscaba hacer pie en la máxima categoría del fútbol argentino, por la novena fecha del torneo: 27 de octubre de 1991.

Este año ya se enfrentaron en un amistoso por la Copa Amistad, y por los puntos se cruzarán en febrero proximo.

Dicen algunos memoriosos que en la previa, caliente por las dos hinchadas que se desafiaban a puro cántico en el viejo Chateau, que Gregorio Ledesma vaticinó el resultado. Chichí, por entonces presidente de Belgrano, antes del partido miró hacia el sector de platea albiazul que le gritaba de todo, y con la mano hizo la seña con tres dedos.

A los 17 minutos abrió el marcador el Tano Gustavo Spallina.

Daniel Primo y el Diablo Roberto Monserrat aumentaron la cuenta para un 3-0 inolvidable, por ser el primer clásico oficial en Primera, ante unas 45 mil personas.

Belgrano alistó a Sodero; Rosané, Bonetto, Nieto y Delpino; Heredia, Primo, Romero y Beto Fernández; Spallina y Olalla. También jugaron Monserrat y Gaona. El DT era Carlos Biasutto.